¿Cómo gestionar el aislamiento provocado por la COVID-19 de manera positiva?, es una interrogante que muchos de los habitantes del planeta se preguntan hoy.

Se ha explicado por las autoridades sanitarias en Cuba, que durante la primera fase del enfrentamiento a esta enfermedad, se indica solamente un distanciamiento entre las personas.

Quiere decir que no es imprescindible aislarse totalmente pero si distanciarse, estableciendo espacios de no menos de 1.5 metros con respecto a nuestros coterráneos. Pero cuando el contagio alcanza niveles exponenciales, la medida del aislamiento debe ser tomada por los gobiernos.

Incluso se hace necesario establecer la cuarentena en ciudades y localidades afectadas. Nadie entra, nadie sale y hay toque de queda.

En Cuba, a partir de las decisiones gubernamentales dadas a conocer el pasado viernes 20 de marzo, se comenzaron a tomar medidas relacionadas con el control de las fronteras y la dinámica laboral y social de sus habitantes. Se ha decidido realizar la evacuación hacia sus países de origen, de los turistas que permanecen aún en Cuba y prohibir la entrada de cualquier persona que no sea residente permanente en la isla. 

En medio de esta problemática ocasionada por el coronavirus COVID-19, no queda otra opción que cumplir con el aislamiento cuando sea indicado. Es importante entonces, que esta medida de control sanitario, no provoque un malestar psicológico importante para los cubanos y demás habitantes del planeta. 

¿Cómo asumir la realidad del aislamiento ?

Primero que nada es fundamental que entendamos que se trata de un período de aislamiento temporal, solo hasta que la situación de contagio se controle y se aprecien resultados positivos en cuanto a la disminución del número de casos por día.

La salud personal y familiar está en juego si no nos cuidamos. No se trata de una enfermedad fácil de erradicar, porque su nivel de contagio es elevado. Ante la ausencia de una vacuna, solo el sistema inmunológico individual de cada persona, puede luchar contra ella.

Una vez adquirido el virus, la asistencia médica es fundamental, y mediante tratamientos específicos se combate la enfermedad. Pero la realidad es que no existe en estos momentos un medicamento que lo elimine con rapidez y efectividad. La mejor medicina que podemos aplicar hoy, es evitar el contagio, cumpliendo las medidas de higiene y aislamiento provocado por la COVID-19, que sean necesarias.

¿Qué puede ocurrir cuando se interioriza la realidad del aislamiento provocado por la COVID-19?

Ciertamente la prohibición de alguna cosa hace que la mente desee más poder realizarla. El nivel de ansiedad que el aislamiento provocado por la COVID-19 puede generar, debe saberse manejar. La permanencia durante varios días en el mismo espacio, puede ocasionar un grado importante de estrés.

La calma y la actitud positiva son esenciales para afrontar este necesario período de aislamiento provocado por la COVID-19 y en este artículo reflexionamos sobre algunos consejos que pueden contribuir a sobrellevar esta etapa.

Consejos útiles para manejar de manera positiva el aislamiento provocado por la COVID-19

Lo primero es organizar una nueva rutina de vida. Cuando estamos laborando y exhaustos, soñamos con la etapa de las vacaciones y poder disfrutar del hogar. Estas no son precisamente vacaciones, pues todo el que pueda, debe teletrabajar.

El teletrabajo, estupenda opción para cumplir con el aislamiento provocado por la COVID-19, sin dejar de producir bienes

El teletrabajo es una opción laboral muy difundida en el mundo. Es obvio que no todas las plazas laborales pueden acogerse a esta modalidad, pero hay muchas que sí. Todo aquel que pueda cumplir el aislamiento teletrabajando, debe organizar un plan diario para lograr resultados.

– Asumir un horario de trabajo dentro del hogar. No tiene que ser el mismo que se llevaba a cabo en la oficina, puede ser más relajado, pero con metas y tareas a cumplir por cada día.

– En algunas empresas se establece un horario de reporte inicial de las labores y esto obliga al trabajador a despertarse a una hora fija y confirmar su disposición.

– De no existir esta modalidad, debemos establecer un horario para despertar y no “aprovechar para dormir la mañana”. Recordemos que en la mayoría de las personas, el rendimiento y la creación se disparan con la mente fresca, después del sueño reparador.

– La compañía de los familiares que también están cumpliendo con el aislamiento provocado por la COVID-19, puede perjudicar la concentración laboral. Es esencial establecer horarios y restringir espacios, para poder ser productivo.

– Una planificación con tacto y determinada flexibilidad, podrá permitir que los integrantes del núcleo familiar teletrabajen en ciertos momentos y en otros se relajen y disfruten de la compañía familiar.

Otros consejos para sobrellevar el aislamiento

– La alarma social por la existencia real de esta pandemia, puede ocasionar hipocondría. Las personas escuchan tantas noticias, que comienzan a experimentar algunos síntomas que ni se relacionan con la enfermedad, pero ya asumen que pueden padecerla.

– Es imprescindible estar informados, sobre todo con respecto a las medidas para evitar el contagio, pero tampoco someterse a una asimilación constante y desmedida de información sobre la pandemia.

– La comunicación con las amistades y familiares es fundamental. Afortunadamente existen las redes sociales y en estas circunstancias pueden ser muy útiles. Las llamadas y videollamadas para saber de los familiares y amigos es reconfortante.

– Es inevitable realizar algunas salidas para reabastecer de productos necesarios el hogar. Aconsejamos hacer un listado para acudir de manera espaciada al mercado y adquirir lo imprescindible de una vez, siempre que sea posible.

¿Qué otras actividades se pueden realizar durante el aislamiento provocado por la COVID-19?

– Las actividades manuales pueden contribuir a relajar la mente y ocuparla de manera positiva. Coser, bordar, tejer, dibujar, son algunas de las ocupaciones liberadoras de estrés que se pueden desempeñar y que a veces no hacemos por falta de tiempo.

– Aprovechar para redecorar con los mismos recursos, pero con un increíble ingenio. Cambiar muebles de lugar, mover los adornos y las plantas, cambiar cortinas y exponer aquellos artículos que tenemos guardados para alguna ocasión. Esta es la oportunidad.

– Organizar los armarios, los libreros y la estantería de la cocina. Siempre nos quejamos de no tener tiempo para ejecutarlo. Llegó el momento. También podemos recoger e higienizar garajes, trasteros y patios.

– Disfrutar de la buena lectura, ver series y películas. Deleitarse nuevamente con esos conciertos que tienen grabados, de la música preferida.

– En las casas dónde hay infantes, realizar actividades recreativas y educativas con ellos. Los padres se pueden convertir en los maestros y entrenadores de sus hijos. Si no pueden acudir a la escuela, el repaso una vez al día del contenido correspondiente a su grado de escolaridad, los mantienes entretenidos y vinculados.

Es importante la preservación de la salud mental y física durante el aislamiento

Si bien el aislamiento es imprescindible y nos cohíbe de realizar actividades al aire libre o en gimnasios, esto no quiere decir que no se puedan hacer ejercicios físicos en casa.

– Con mente positiva y entusiasmo, debemos entender que algún tipo de ejercitación corporal, puede ayudar con la carga mental y la ansiedad que genera este aislamiento provocado por la COVID-19.

– Aunque se disponga de un pequeño espacio para la práctica de ejercicios, se pueden realizar aeróbicos y otras rutinas, que se consiguen descargar de internet y que incluso, tienen a un monitor que las conduce.

– Dedicar al menos una hora del día a la práctica de algún tipo de ejercicio físico es aconsejable, pues amplía la capacidad pulmonar y evita el sedentarismo.

– El aislamiento provocado por la COVID-19, puede conducir al incremento de la ansiedad por comer. En ese caso, el ejercicio físico podría contribuir a la pérdida de las calorías ganadas durante el día.

Si gustas de la cocina, sorprende a la familia con un plato diferente cada día durante el aislamiento provocado por la COVID-19

No resulta fácil tener entusiasmo para crear, cuando se sabe que existe una pandemia de coronavirus COVID-19 mundial, provocando la pérdida de vidas humanas. Pero también hay que luchar por preservar la salud mental de las personas sanas.

La agitada vida diaria nos impide dedicar tiempo a tareas que casi siempre hacemos por salir del paso, como cocinar. Si los restaurantes están cerrados y los comercios solo venden alimentos sin elaborar, es el momento de improvisar en la cocina y deleitar a la familia con platos innovadores.

Solo es necesario buscar las recetas en internet y seguir los pasos. Los familiares en aislamiento provocado por la COVID-19, disfrutarán de la novedad y sentirán alguna satisfacción, que alivie el pesar que se está viviendo.

Otros entretenimientos culturales y sociales que pueden ayudar a sobrellevar el aislamiento

– Organizar encuentros digitales con amigos y familiares, utilizando esas herramientas que lo facilitan, como el Skype.

– Visitar museos virtuales y conocer países, mediante las aplicaciones y páginas que publicitan sitios turísticos y culturales.

– Compartir con la familia algún tipo de juego de mesa diferente cada día. También los videojuegos pueden ser una opción, incluso para los adultos.

Es fundamental que evitemos conflictos familiares durante el aislamiento, que establezcamos acuerdos y evadamos el discutir sobre cuestiones no importantes. Es el momento de estar unidos y ser disciplinados, no agobiantes.

Recordemos que esta pandemia solo será vencida con el esfuerzo colectivo de todas las naciones del mundo y de todas las personas del planeta, aunque no compartan el mismo idioma ni religión.

Escrito por: Jade

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here