Existe un tipo de matrimonio denominado poligamia, que se caracteriza por permitir que una persona se encuentre casada con varias al mismo tiempo, dentro del marco de las leyes establecidas.

En la mayoría de los países del mundo, solo se reconoce el matrimonio monógamo. De esta manera, si algún individuo que se encuentra casado y no se ha divorciado, contrae unas segundas nupcias ante notario, puede ser penado por la ley.

La poligamia en ocasiones es confundida con el poliamor, pero se trata de dos conceptos disímiles.

Poligamia y poliamor, las diferencias

Desde el punto de vista legal, el matrimonio es la institución formal que enlaza a dos personas para constituir una familia y crear un hogar. La unión se produce ante un notario o representante religioso autorizado para oficiar bodas.

En algunas culturas como las islámicas, está permitido desde el punto de vista legal, que una persona contraiga matrimonio varias veces, sin haber puesto fin a sus enlaces anteriores.

MODAHABANA VESTIDOS DE NOVIA CUBA

Este es el concepto que se conoce como poligamia y según las costumbres de las regiones que lo autorizan, pueden existir algunas condiciones para poderlo efectuar.

El sistema social que resulta ser la poligamia, se caracteriza por favorecer fundamentalmente a los hombres y como consecuencia, no todos los integrantes de la unión polígama tienen los mismos derechos.

Por su parte el poliamor es un concepto en el que se conjugan como elementos principales la pluralidad y el amor, pero que no concibe las relaciones sexuales sin compromiso. Se desarrolla de manera consensual y en el caso de Cuba, no median las leyes, ni para condenarlo ni para aprobarlo.

La poligamia en el contexto cubano

Como en la mayoría de los países occidentales, Cuba no reconoce la poligamia, pues no está aprobada en la Constitución y su ocurrencia es penada por la ley. Por supuesto que nos referimos a las uniones legales.

Si por el contrario se trata de enlaces consensuales, no existe manera legal de impedir que uno de sus miembros, mantenga relaciones con otras personas al mismo tiempo.

En los matrimonios monógamos cubanos, se supone que los miembros aceptan un tipo de relación singular, donde la ocurrencia de encuentros amorosos extramatrimoniales, se considera una infidelidad.

Aunque desde el punto de vista legal no existan segundas ni terceras nupcias, el integrante de un matrimonio esencialmente monógamo que mantiene otras relaciones, está siendo polígamo.

Poligamia ¿consensual o no?

Pero este tipo de poligamia no es consensual, pues se realiza sin la aprobación de la pareja. Uno de los miembros puede estar respetando el concepto monógamo de la unión, mientras que el otro decide practicar la poligamia no consensual.

La poligamia de este tipo ocurre con frecuencia en Cuba. Pueden ser diversos los motivos que provoquen una infidelidad, pero resulta frecuente que sucedan.

A veces solo se trata de “una canita al aire”, como se dice en buen cubano, cuando alguno de los miembros de la pareja se deja llevar por ciertas tentaciones eventuales.

Pero en otras oportunidades, se mantienen relaciones por años con otras personas fuera del matrimonio, de manera simultánea, engendrado incluso alguna descendencia.

Los polígamos cubanos que asumen este tipo de vida, terminan siendo descubiertos y asumiendo el desenlace, o colapsando ante tanto estrés.

¿Y existe acaso un tipo de poligamia consensual?

Ciertamente nos podemos encontrar en Cuba con matrimonios monógamos que ya no funcionan como tales y que se mantienen unidos por situaciones económicas particulares.

En estos casos existe un consentimiento por alguna de las partes, o tal vez por ambas, para que la pareja mantenga relaciones fuera del matrimonio.

Otro es el caso de ese matrimonio que luego de muchos años siendo monógamo, desea romper con la monotonía de la singularidad.

Se trata de que sus miembros se aman, se desean, pero no les resulta suficiente para suprimir el tedio de los muchos años de unión.

De manera consciente, ambos acuerdan y aprueban la necesidad de relacionarse con otras personas. Este es un tipo de poligamia consensual que existe en Cuba, aunque los individuos que suelen practicarla, no lo hagan público ni lo acepten.

¿Y qué ocurre con el poliamor en Cuba?

El poliamor es un concepto social de los tiempos actuales, que afirma la posibilidad de amar de manera abierta a más de una persona.

Muchos autores lo defienden, considerando que representa una alternativa válida, para superar la pérdida del apetito sexual que supone la rutina conyugal.

Otros prefieren destacar su potencialidad, alegando que rompe con las actitudes posesivas que la monogamia promueve.

Lo cierto es que las tradiciones cubanas de fidelidad conyugal, desaprueban tanto la poligamia como el poliamor, porque confieren a las relaciones monógamas infinitas posibilidades.

Es importante asumir que los jóvenes siempre se parecen más a su tiempo que a sus padres. Muchas temáticas que en el pasado eran censuradas, hoy se comentan con desenfado entre las nuevas generaciones.

Los jóvenes cubanos, la poligamia y el poliamor

En la Cuba de estos tiempos, los jóvenes practican más que la poligamia, el poliamor. Si les preguntas sobre este concepto, saben exactamente de qué se trata. Defienden la potestad de elegir a quienes amar y de qué forma.

Para las generaciones mayores, no resulta fácil asimilar tanto libertinaje.

¿Pero acaso la poligamia, que toda la vida se ha practicado en los matrimonios cubanos, no es una hipocresía?

¿Acaso el adulterio no es la consecuencia de que la idea social de la monogamia se encuentra en crisis?

Son preguntas para reflexionar que a menudo exponen los sexólogos que han estudiado sobre el tema.

Cuando la sociedad no se encuentra preparada para asimilar las nuevas tendencias de la modernidad, suele oponerse a ellas.

Ayer la mirada del cubano sobre un individuo tatuado era de censura, de prejuicio, hoy es de normalidad, o tal vez de asombro, pero no de condena.

La postura de muchos cubanos ante la realidad de la homosexualidad era de rechazo, hoy es de aprobación y de inclusión.

Esas tendencias juveniles que muchas veces surgen a consecuencia de los cambios en el imaginario social, nacen como conceptos positivos y adecuados.

Cuando la sociedad se opone a ellos por considerarlos inapropiados, lejos de suprimirlos, los engrandecen.

Es preferible tratar los temas de la poligamia y el poliamor abiertamente en la sociedad cubana y analizar las ideas de los jóvenes en este sentido para encauzarlas.

Escrito por: Jade

mira la pagina en italiano Abiti da Sposa Economici Sposamore

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here